El actor que interpreta a Raymond en la novela Dulce Amargo del canal venezolaano Televen ha desatado buenas críticas de apoyo por su personaje en Facebook y en su twitter @gavofigueira. Nos habló de su carrera, de su paso por Colombia y además nos dió un adelanto de la novela que se lleva el primer lugar del raiting de la franja de 9 de la noche en Venezuela.

 

Gavo_Figueira¿Cómo inicia su carrera?

Comencé en teatro a la edad de doce años. Durante 3 años hice parte de una pequeña agrupación de mi colegio en asociación con profesores del Rajatabla. Después pase por varias escuelas en Venezuela y en Portugal. Desde hace 7 años estoy en Bogotá en donde inicié mi carrera como actor en cine y televisión.

¿Considera que es profeta en su tierra?

Hasta ahora no había sido así. En Venezuela hice algo de teatro y hace años hice mi primera participación en cine con “Amor en Concreto”. Durante 2 años fui, junto a Humberto Buonoquore (Q.E.P.D.), la imagen de la cerveza Polar Ligth, “Carlos” así me recuerdan.
En televisión local solo hice papeles pequeños “destajistas” como les dicen. De hecho la primera vez que pise un set de tv fue como extra. Hasta que decidí irme a Colombia y la cosa cambió. Protagonicé tres películas, hice varios cortometrajes y fuí parte del elenco de producciones como: Oye Bonita, A Corazón abierto, Padres e Hijos, y otras participaciones en series. También hice teatro y fui presentador de un programa de tv para América latina en el canal internacional Fashion TV. Fueron años muy movidos, puedo decir que hice de todo.

¿Por qué se fue a Colombia?

Para conocer el mercado. Me parecía, para la época, un mercado más competitivo, con más oportunidades y donde podrían valorar mi trabajo. Yo no salí de un concurso de belleza, nadie me “descubrió” en la calle ni fueron a buscarme a mi casa, no era el “pana de”, ni el “novio de”. No tenía acceso a los casting en los canales y como Venezuela no tiene una fuerte estructura de managers, tampoco tenía representante como tal en el medio. Honestamente me fui un poco cansado de más de lo mismo, de las pocas oportunidades del momento y me aventuré a tocar puertas a un país donde no conocía a nadie.

Fue muy duro al principio. Jamás había ido a Colombia, me fui con todos mis ahorritos a la fecha y la plata no rindió mucho. La competencia es enorme, hay mucha gente talentosa y muy bien preparada. Allá no haces un solo casting para un personaje, haces muchos y compites con mucha gente para quedar seleccionado, además no es un país de inmigrantes sino de emigrantes. Hay muchos paradigmas entorno a eso. Fueron muchas barreras, pero gracias a Dios valoraron mi trabajo y al poco tiempo ya estaba rodando mi primera película como protagonista. Un verdadero reto, me topé con gente que me ayudó mucho y otros que me destrozaban a mis espaldas, pero así es el medio. Si aprendes a manejarlo con humildad, paciencia, constancia, agradecimiento y preparación, tarde o temprano logras lo que quieres.

Soy un actor que comenzó de abajo, del primer peldaño. Si de algo sirve para los nuevos talentos les digo que uno puede lograr lo que quiere con constancia, respeto, determinación, dignidad y sobre todo creer en sí mismo. Los sueños no se limitan a las fronteras de un país, en el mundo siempre hay un lugar para cada uno de nosotros.

¿Colombia o Venezuela?

Ambas tienen grandes potenciales y tienen sus épocas. La telenovela latinoamericana nació en México, es pionero y sigue siendo el principal productor de los dramáticos televisivos. Venezuela tuvo su gran época de oro, los colombianos eran consumidores de nuestras producciones. Pero en el intento de coloquializar las historias y el empeño de dar roles principales a modelos que no estaban preparados en la actuación se perdió mercado internacional. Mucho antes del cierre de RCTV las novelas venezolanas habían cedido un gran terreno. Creo que nos aflojamos, nos aferramos a las viejas fórmulas y Colombia aprovechó el momento. La televisión colombiana era muy regional pero luego uso las formulas existentes versionándolas con historias interesantes, inverosímiles, buenos guiones, actores muy preparados y una dirección impecable. Buscaron internacionalizarse y lo lograron. La novela rosa fue nuestro producto estrella pero esa fórmula caducó hace rato. Las novelas colombianas buscaron que el público se identificara y que los espectadores se compenetraran con la historia, que se “comieran” el cuento. El espectador actual es “voyerista”, lideran en raiting los reality show. Para que una novela tenga éxito necesita que el público se identifique, crea en lo que sucede ahí y penetre la pantalla. Ya no existe cabida a las sobreactuaciones.

El éxito de Dulce Amargo viene justo de ahí, de NO repetir fórmulas. Es una historia madura, elegante, de buen gusto, real, que no es ajena al espectador. Cada quien se siente identificado con alguno de los personajes y se permite conmoverse con ellos. Es una ventanita a la realidad de la sociedad moderna y un viaje a la psiquis. Esta no es la novela rosa tradicional ni una narco novela de asesinatos. Acá no hay cenicientas ni los protagonistas son hijos que reaparecen 20 años después. Afortunadamente en Dulce Amargo nadie pierde la memoria al caer por unas largas escaleras en el medio de la sala Jajaja.

¿Cine o Televisión?Gavo3

Ambos tienen su encanto pero me inclino más por el cine. Es una cocción a fuego lento que se disfruta mejor. La televisión es efímera, el cine es inmortal.


¿Qué ha sido lo más difícil de interpretar a Raymond?

Lograr el punto exacto de credibilidad. Interpretar a un homosexual tiene el gran riesgo de caer en un cliché y eso no lo quise hacer. Quise que fuera un personaje concreto, real, transparente. No usar al gay como un recurso humorístico como siempre suele pasar. Tuve que enfocarme en lograr que sus toques de afeminamiento tuvieran la medida justa, coherentes, digeribles y sobre todo con el buen gusto de un chef de su talla.

¿Se inspiró en alguien para interpretar a Raymond?

En alguien específico no. Busqué alcanzar un trabajo conciso, elegante, creíble y lleno de matices como el de Sean Penn cuando interpretó a Harvey Milk, en “Mi nombre es Harvey Milk”

¿Cómo construyó el personaje?

Un primer boceto, Ray no era así. Inmediatamente se me presentó el proyecto pensé en hacer un gay con cero amaneramientos, con la finalidad de mostrar a ese grupo de homosexuales “imperceptibles” y que fuera más sencillo para el público asimilar que no existe diferencias entre heterosexuales y homosexuales más allá de la orientación sexual. Sin embargo, luego pensé que no tenía por qué tomar el camino fácil, no tenía que quitarle el afeminamiento a Ray para que fuera aceptado más fácilmente por el espectador eso iría justo en contra del concepto de igualdad del personaje. Así que le di toda la delicadeza que requería Raymond, en su toque justo, con la seriedad del caso, sin payasear, siempre con naturalidad para que el público se involucrara y aprendiera a respetar y aceptar al homosexual sea afeminado o el más imperceptible de todos.

¿Cómo se siente interpretando a Raymond?

Muy bien. El personaje tiene unos matices muy interesantes y tal como dice la escritora, es el único “cuerdo” de la historia. Si me gustaría que se profundizara más en la trama de su historia personal, su relación afectiva, etc. Me escriben mucho al facebook y al twitter pidiéndolo pero de mí no depende. No sé hasta donde puedan profundizarlo ya que Dulce Amargo es una versión de un producto existente. Es un primer acercamiento de una historia seria gay en una novela venezolana. Ya veremos cómo funciona.

¿Qué nos puede adelantar de Raymond en la novela? ¿Se enamorará?

Jajaja. No puedo adelantar mucho, pero sí. Dentro de las limitantes que aún existen al mostrar una historia homosexual en televisión de señal abierta en Venezuela Raymond si tendrá una relación hermosa y para los que quieren saber más, les adelanto que Raymond SE DARÁ UN BESO CON UNO DE LOS ACTORES DE LA TRAMA. Con quién será y cómo será ese beso me lo reservo. Tendrán que verla fielmente para descubrirlo. Jajaja

¿Cuál es el mensaje de Raymond en la novela?

Un cambio de conceptos, la homosexualidad NO ES una preferencia sexual, es una preferencia AFECTIVA. Mientras el colectivo: heterosexuales y homosexuales sigan viendo el asumirse gay como una simple preferencia de con quién se va a la cama seguirá banalizándose al gay a solo sexo, a una postura sexual. Para muchos seguirá viéndose como una perversión ya que asociamos la palabra exclusivamente al sexo.
Raymond nos muestra que la homosexualidad es una preferencia afectiva. Es el asumir que se ama a alguien con quien compartir, con quien contemplar la vida, alguien en quien apoyarse. No simplemente con quien se prefiere o no acostarse.

¿Raymond viene a reivindicar al gay?

No exactamente. Se reivindica algo que está mal y Raymond simplemente se asumió gay. El no ha cometido ningún error. Si Raymond viene a reivindicar algo es como se ha tratado al homosexual en la televisión repleta de representaciones banales, absurdas, ofensivas, peyorativas, llenas de cliché y hasta grotescas. Raymond afortunadamente no es tratado en la trama como un “payaso” puesto ahí para burlarnos de él. Eso ya es un gran avance.

¿Galán de novela o Actor de Carácter?

Jajaja. Hay un lugar para los galanes que no es el mío o al menos no es lo que busco. Los galanes suelen ser los protagonistas, los buenos, eso no me quita el sueño, lo que si muero por hacer es del villano del cuento. Galanes hay muchos se logra con una buena pinta y horas de gimnasio. Yo quiero ser recordado como un verdadero actor.

gavofigueira4¿Gavo es Dulce o Amargo?

Ni Dulce ni Amargo, más bien ácido jajaja. Me encanta las comidas ácidas, tal vez por eso soy algo ácido en mi forma de ser, muy sincero, a veces me debo clavar la lengua al paladar. jajaja.


¿Próximos Proyectos?

Actualmente estoy en la obra “Cuenta Regresiva” en el Teatro Premium con Nacarid Escalona, Juan Carlos Lares, Anthony Lo Russo y Natalia Martinez. Dirigida por Cesar Sierra. También este año se estrena “Dos de Trébol”, una película que protagonicé con Elba Escobar, Daniela Bascope, Chantal Badoux y el niño Rosmel Bustamante. Un guión hermosísimo, que representó para mí un gran reto y exigencia actoral. Espero que pronto esté en las salas de cine y guste al público venezolano.
También estoy desempolvando un proyecto editorial que llevaba años engavetado. Eso me tiene la mente y alma ocupada en los momentos libres y espero que vea la luz este mismo año.

¿Cómo se proyecta a futuro?

Seré actor toda la vida pero siempre con dignidad. La actuación es una carrera donde debes estar fortalecido emocional, espiritual y mentalmente para que no te afecte el medio, para que no te quedes viviendo en un mundo de fantasía y te lleves duros golpes al aterrizar sobre todo cuando uno se va envejeciendo. Estoy muy claro con eso y por eso me complemento en otras áreas como la formación de nuevos talentos, la dirección y la dramaturgia. Sin duda alguna a los 60 años no estaré tocando puertas mendigando un papel, estaré apasionado dirigiendo cine como loco o me lanzó como candidato a la presidencia de Venezuela otra de mis pasiones. Al fin y al cabo, la historia política de Venezuela es una gran novela. jajaja.

Dénos un significado simbólico de “Actor”.

Actor es un lienzo, no siempre en blanco, que se pinta desde adentro con trazo firme.

¿Qué le puede decir a esos padres que ven la actuación como una carrera no seria, y de poca reputación, o inalcanzable?

 

Le diría: ¿Tu hijo no es serio?, ¿tiene mala reputación?, ¿es inconstante?, ¿inseguro? Si las respuestas son negativas va triunfar en la actuación, si son afirmativas, prepárate a mantenerlo toda la vida, porque no va triunfar haga lo que haga.

¿Qué consejo les das a los jóvenes que están luchando para estar dentro del medio como es el teatro, el cine y la televisión?

 

Ser un buen actor no es sinónimo de ser famoso. Simplemente concéntrate en ser EL MEJOR!!!, la fama es un resultado, no una meta. Un asesino se hace famoso en 30 seg y ocupa la primera página de un diario. ¿De qué sirve esto?. No eres mejor actor por los seguidores de tu twitter, sino por la fuerza de los aplausos.

Ahora, ¿ por donde empezar?. Fórmate, eso si, con gente que de verdad sepa. Olvídate de los talleres “EASY AND FAST” de fin de semana de 200 personas dictado por un “actor” de pantalla televisiva. Fórmate con quienes de verdad saben, que han hecho teatro, cine, tv, que puedan aportarte. QUE TENGAN DIDÁCTICA y que su EGO le permita aprender contigo. No estudies JAMÁS con alguién que cree saberlo todo.

¿Quieres ser un buen actor? pues eso lleva años. Lee mucho teatro, ve obras, ve MUCHO CINE, no veas tantas novelas, si series, todas las que quieras. No chatees tanto en facebook y twitter, sácale el jugo a esas horas en internet ampliando tu bagaje cultural lo más que puedas. Un actor siempre será un mediocre, si no tiene una amplia cultura.

gavofigueira5

¿Por donde continuar?. Conoce gente, relaciónate, COMIENZA por algún lado. Eso si, si te formas como actor JAMÁAAAAAS Hagas de extra, !NO ROTUNDO!, Inicia diciendo una sola frase en una escena, pero no de extra, son departamentos distintos, no te van a tomar en cuenta para casting porque eso lo hacen siempre otros encargados. Eso si, JAMÁS SUPLIQUES, puedes terminar muy mal si lo haces y SIGUE FORMÁNDOTE Y ENTRENANDO TU YO ACTOR!!!

¿Entraste? ¿Hiciste tus primeros pasos?, Asesórate búscate un manager, PERO JAMÁS LO DEJES SOLO. Un actor exitoso, debe saber bien los pasos que da. No puedes decir que no logras nada porque tu manager no se mueve, no dejes la responsabilidad en sus manos, sigue haciendo relaciones, propón proyectos, forma grupos de teatro entre colegas, crea tus proyectos cinematográficos, conviértete en una navaja suiza todo uso y sobre todo SIGUE FORMÁNDOTE Y ENTRENANDO TU YO ACTOR!!!

¿Se te hizo pequeño tu país y las posibilidades que te ofrece?, toma un avión y busca tu verdadera tierra, si estas seguro de lo que eres y lo que vales, con humildad, capacidad de escucha y trabajo TEN POR SEGURO, que vas a triunfar en algún lugar. El mundo es infinito, infinitas las posibilidades. Los límites están en tu cabeza.

El éxito no se mide por un gran resultado, sino por la capacidad de hacer otro mayor una y otra vez. Pégale un disparo en la cabeza a tu EGO de vez en cuando, esos “suicidios” te servirán para exigirte más y lograr mejores resultados.

Recuerda SIEMPRE que NADA EN LA ACTUACIÓN ES REAL. Aprende a desconectarte de la fantasía y pisa tierra. Si te vuelves famoso, sobre todo en la tv, deberás estar muy claro que eres un ser humano como cualquier otro. Sino créeme que vas a sufrir mucho al despertar de la fantasía.

Y eso si… SIGUE FORMÁNDOTE Y ENTRENANDO TU YO ACTOR SIEMPRE!!!, Un actor muere, cuando ya no tiene nada que aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *