Talentosa, decidida, constante, aplicada académicamente y amante de los nuevos retos , estas son tan solo algunas de la cualidades que en cuestión de segundos resaltan en un encuentro con Jennifer, sin embargo, si se trata de describirla en una sola palabra, sería: humana

Jennifer suelta una energía innata que refleja su importancia hacia las cosas mas sublimes de la vida, como la familia, los animales, y su necesidad de hacer de su profesión una forma de sumar.

ACTUEMOS.NET se reunió con la actriz de Sin Senos Si Hay Paraíso en la ciudad de Nueva York en la que Actualmente reside, donde compartiendo un rato ameno entre la fría brisa de otoño contestó a nuestras preguntas.

¨Un actor sin imágenes está perdido¨

– Siempre tenemos un momento en nuestras vidas en el cual nos inclinamos hacia lo que pensamos que es nuestra profesión soñada, en tu caso, era la medicina; ¿cómo se desarrolla ese proceso en el que termina siendo la actuación tu profesión?

En mi casa tuve la oportunidad de ir mucho al cine cuando era niña, porque mi abuelo era el administrador de Cine Colombia, entonces siempre teníamos acceso al cine y a sus eventos, siempre tenia posters de las películas de niños y eran la decoración de mi cuarto, sin embargo para ese entonces no era consciente de que eso era lo que quería.

Por un lado me gustaba la medicina porque era una forma de poder ayudar a la gente, pero por otro lado siempre estaba en las obras de teatro del colegio, al igual que la oratoria, me gustaba mucho la actuación, amaba actuar.

A mis 16 años conozco a una persona que me invita a un taller de actuación, pero todo empezó como un hobby, no es después de terminar el colegio que viviendo en Bogotá empiezo a estudiar actuación, y me volví Actriz

– ¿Teatro, cine o novela?

Hoy y ahora, en este momento de mi vida, te digo teatro y cine, tengo igualmente mucha empatía por la televisión, he hecho televisión por muchos años y por ella me he dado a conocer, solo que en este momento de mi vida debo decir que me inclino mas hacia el teatro y el cine

– Esa infancia llena de posters e idas al cine, ¿qué te aportó a tu formación académica?

A imaginar! Y es que un actor debe pensar en imágenes, un actor sin imágenes está perdido.

La intuición es la marca que diferencia a cada actor

– ¿Cómo describes el proceso de formación con Alfonso Ortiz?

Alfonso fue mi primer maestro, y le agradezco mucho porque me  ayudó a perder el miedo y me ayudó a reafirmar mi decisión de ser actriz, él me dió la base; pero debo decir que el maestro que me trasformó es Juan Pablo Felix, además que en él encontré mi lenguaje como persona.

– Desde tu perspectiva, ¿cual es el compromiso que tiene un actor con su público?

Es un compromiso gigante porque hay gente que no diferencia la ficción de la realidad cuando estás en una producción; entonces, mi responsabilidad es ser yo misma, ser sincera, y ser humana; no suelo responder con mentiras.

Tengo una comunidad que se llama Esencia del Alma, ya hace varios años, pero se reactivo este año, donde publico y estoy en función de hacer actividades de conciencia humana y espiritual; porque si tanta gente que me ve y me escucha ve algo diferente, quizás llegue a ser ese su bálsamo para el alma, y ese es mi aporte.

– ¿Algún personaje en particular que hayas representado un reto para ti?

Pienso que todos tienen su complejidad, porque así pasa hasta con el mas sencillo, pero en este momento te diría que hay dos,    Mireya de La Vendedora de Rosas, y Daniela en la película Destinos, junto a Manuel Sarmiento y Angelica Blandón; porque estaba en un momento de mucha inseguridad actoral, y por ende  supongo que personal; entonces me tocó expresar muchos miedos, y tenía que tener presente que los personajes no existen, sólo interpretamos situaciones, y cuando tú reaccionas a las situaciones con un vestuario que te pone el director, ya hay un personaje.

Creación de personaje: ¿intuición o técnica?

Alfonso Ortiz fue mi primer maestro, y le agradezco mucho porque me ayudó a perder el miedo y me ayudó a reafirmar mi decisión de ser actriz

Ambas. Tienen que ser ambas.

La intuición es la marca que diferencia a cada actor, la técnica es lo que te enseña a como pararte en un set, a comunicarte entre actores, pero, con el tiempo mas que tener una técnica específica, fui transformando esos aprendizajes y adaptándolos a mi propia técnica

Por último, que nuevos proyectos le esperan a Jennifer?

En estos momentos, estamos a punto de empezar un rodaje y es mi primer largometraje como productora audiovisual Tercer Mundo y será bilingüe, por ahora eso en el tema actoral; y seguir aprendiendo inglés, todo a mi propio ritmo y sin ningún afán.

Barbara Sierralta

@barbara.sierralta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *