Un vistazo a Buster Keaton

La “Cara de piedra” de Buster Keaton
No sonreír es la clave del éxito de uno de los personajes americanos más conocidos en el mundo del género comedia. ¿Es tal vez posible no dejarse contagiar de la gracia y los disparates de una serie que a millones de personas los hizo carcajear?

buster_keatonPues si es posible, Joseph Frank Keaton más conocido de fama como: Buster keaton, logró hacer de sus actos una estrategia de actuación que lo pondría de boca en boca de aquellos fanáticos del cine mudo.

Sus inicios para ir conociendo poco a poco de este magnate del cine, se remontan a sus cortos tres años de edad, quien ya pisaba escenarios y era el centro de atracción de grandes públicos. Su talento es heredado, sus padres fueron personajes de un gran show, donde el apellido comenzaría a tomar fuerza, presentados como “Los tres Keatons”. Una actuación acróbata considerada como peligrosa, pues Keaton hijo era lanzado de un lado a otro del escenario, para hacer alusión al nombre del espectáculo “El estropajo humano”.

Su vida en el cine fue notoria desde su primera participación, aunque el auge del séptimo arte apenas daba sus primero pasos, y como hombre de decisiones, no dudo ni un instante en incursionarse en producciones de mayor complejidad. Es por ello que decide vincularse a un grupo de cineastas de Fatty Arbuckle, un hombre con mucho conocimiento en el ámbito de la actuación y quien puso su ojo en Keaton cuando lo vio por primera vez interpretar papeles para las comedias. Fue tanta su admiración que lo hizo protagonista de cinco de sus mejores películas.

Siendo ya la época de la Primera Guerra Mundial, este artista cómico, aunque ya hacia parte de las filas militares, nunca dejo su pasión por la actuación. Sin importar la situación y las circunstancias hacia shows a sus compañeros de combate. Toda esta preparación y espera se vieron reflejadas en los siguientes años cuando decide realizar largometrajes.

Entre 1920 y 1923 suma en total once largometrajes, en los cuales se destaca Pasión y boda de Pamplinas y 19 cortos. Uno de los datos más curiosos, es que cuando éltenía todo el control sobre sus películas no se le permitía pertenecer a la producción porque exigía utilizar elementos y locaciones de alto costo.
Obras que lo llevaron al éxito.

Una semana, La mudanza, La casa eléctrica y el gran espectáculo, fueron las series de comedias que lo posicionaron en la cúspide de la fama. La construcción de su personaje se basó en ser un tragicómico, cuya característica es enfrentarse a las desgracias que se le presentan sin mostrar gestualidad. Fue así como entonces se le otorgo el apodo de “Cara de piedra”. Y con el mismo gesto en su cara se atrevió a saltar de una altura de 24 metros para hacer una interpretación en la película El moderno Sherlock Holmes. Una grave lesión tuvo en su cuello y todo por no permitir dobles en su trabajo.
buster_keaton2

Aunque era uno de los famosos más grandes en el cine mudo, compartía la misma categoría con Charlie Chaplin, su popularidad se vio opacada por este otro magnate.

Sus grandes producciones como:Las tres edades, El navegante, El héroe del rio, El maquinista de la General, entre otros, fueron las películas más famosas en la historia del cine, por su calidad en la narración, excelente actuación.

Pero como todo inicio tiene un final, para Buster Keaton el hombre de la cara de piedra, no habría excepción, después de volver a tomar decisiones que atentaban con el gusto por el buen cine, llego hacer parte de producciones MGM y a coprotagonizar con Jimmy Durante. Este tipo de alianzas, no permitieron que Keaton se adaptara completamente y ocasionaran en él una decadencia anímica que lo llevaría a tomar el alcohol de manera extrema. Ocultándolo por completo. Dedicándose únicamente a escribir para MGM.

Tras un buen tiempo fuera de cámaras y ausente de los sets de grabación, Keaton regresa para hacer un pequeño papel que de alguna manera llamaría de nuevo la atención del público, en que se fijaran en sus antiguas obras maestras. Apareció entonces en anuncios de televisión y en algunos espectáculos.

El Festival de Venecia en 1965, fue el escenario que por última vez pisó, al presentar su película, Film, donde hace por primera vez un drama, actuación que fue admirada por su público fiel.

El cara de piedra siguió con este gesto hasta sus 70 años, donde dio fin a su vida, dejó un legado en la comedia y una enseñanza que aún perdura en todos los géneros del séptimo arte.

Ahora hace reír al público desde sus archivos. A muchos que lo siguieron y hoy lo acompañan en el otro mundo, donde a lo mejor sigue divirtiéndolos con sus espectáculos trágicos y graciosos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *